Historia del Vivero Hirose


En 1931, Tadayoshi Hirose partió de Sapporo, capital de Hokkaido (la isla más septentrional de Japón) hacia Argentina. El viaje lo compartió con la futura esposa de Suejiro Hisaki, quien estaba instalado en Escobar, dedicado a la producción de flores. Al llegar a la Argentina Tadayoshi Hirose se sumó al cultivo de flores en el vivero de su coterráneo.

Siguiendo la trayectoria de la mayoría de los inmigrantes japoneses, trabajó con tesón y gran esfuerzo; luego de tres años (1934) logró reunir el dinero necesario para independizarse e inició su propio cultivo en tierras arrendadas. Doce años después, en 1946, adquirió las 3 hectáreas donde actualmente se encuentra el Vivero Hirose. En un primer momento, prosiguió con el cultivo de flores de corte (claveles, crisantemos, rosas), pero a principios de las décadas de 1950, a pedido de algunas florerías, empezó a cultivar philodendron, ficus, pothus y sansevierias, siendo el primero en incursionar en el cultivo de plantas en maceta en Escobar.

Junto a su esposa tuvieron tres hijos nacidos en Argentina. El mayor, Techan, contribuyó desde joven con las tareas del vivero, al que se dedicó íntegramente pocos años después. Continuando el camino iniciado por su padre, sumó su trabajo al mejoramiento del cultivo de las plantas ornamentales de interior. En el año 1973, Techan se casa con la Ing. Agr. Mónica Rodriguez Mosquera y se hace cargo del cultivo en forma definitiva en el año 1978. Ese mismo año nacía su hijo mayor, Agustín, quien siguiendo la tradición familiar, se incorpora al vivero luego de finalizar sus estudios universitarios en Administración de Empresas.

Techan comenzó a dedicarse cada vez más a las plantas para interior, especializándose en una amplia variedad de helechos. Mientras que Agustín le dio un impulso fuerte a los pelargonium.

Desde los primeros invernaderos de madera y vidrio, pasando por los invernáculos de hierro galvanizado, cámaras de siembra , laboratorio de micropropagación, mejoramiento del agua y automatización de etapas de riego, son muchos los cambios tecnológicos que fueron transformando la cotidianeidad de la producción de plantas y flores, ejemplificados en la historia de esta familia de cultivadores. Esto ha resultado en cambios significativos, siendo el más importante el aumento de la calidad y cantidad de plantas cultivadas por unidad de tiempo y espacio. Los esfuerzos por mejorar la calidad de las plantas cultivadas, mediante la aplicación de tecnología y conocimientos cada vez más específicos y avanzados son una constante en esta empresa.

Ingresa tus datos y tu consulta y responderemos a la brevedad.